colombia-blogg
Años de lucha por la justicia de sus padres asesinados

“Mi padre luchaba contra la desigualdad social, económica y política en el país”, dice Shaira Rivera. Su padre, Guillermo Rivera, fue desaparecido y posteriormente asesinado en el 2008. Su caso es uno de tantos en este país donde no se han visto avances en las investigaciones judiciales. Colombia es el tercer país con el más alto nivel de impunidad en el mundo,[1] lo que ha motivado a hijos e hijas a unirse en contra de la impunidad y en la búsqueda de la justicia en los casos de sus padres asesinados en diferentes circunstancias.

Los padres de Mauricio Castilla, Diana Gómez y Shaira Rivera, integrantes de la organización Hijos e Hijas por la Memoria y Contra la Impunidad, fueron asesinados debido a sus actividades laborales o por hacer parte del movimiento social colombiano. Según Diana Gómez, hija de Jaime Gómez, el hecho de que se han dado pocos avances en la investigación de los tres casos

demuestra la impunidad que hay en el país.

Diana y Jaime B&W

Para Mauricio Castilla, Diana Gómez y Shaira Rivera el apoyo que encuentran en la organización Hijos e Hijas es fundamental, pero Diana Gómez agrega que para lograr su objetivo, “es necesario una reforma institucional al sistema de justicia en el país, hay demasiada impunidad”.

Jaime Gómez, sindicalista y asesor político de Piedad Córdoba, fue encontrado muerto en el Parque Nacional en Bogotá en el 2006, un mes después de que fue desaparecido durante una caminata. A pesar de que su cuerpo tenía señales de tortura, “tuvieron que transcurrir ocho años para establecer definitivamente que se trataba de un homicidio y no un accidente”[2].

Hijxs.Bogota.Shaira

Shaira Rivera quiere que “se garantice la posibilidad de hacer oposición política en Colombia sin ser perseguido”, razón por la cual ella considera que su padre fue asesinado.

Otro sindicalista desaparecido y asesinado en el 2008 fue Guillermo Rivera, quien, según un testigo[3], fue interceptado por patrulleros de la Policía Nacional cerca de su residencia en Bogotá. Su cuerpo fue encontrado en Ibagué tres meses después con señales de estrangulamiento y tortura. La hija de Rivera exige

justicia en términos de verdad, no solamente frente a los actores materiales, sino para saber quiénes dieron las órdenes y por qué razones.

Los casos de Jaime Gómez, Clodomiro Castilla y Guillermo Rivera tienen un patrón en común: la impunidad y la persecución y amenazas a los familiares que han decidido establecer la verdad y que se haga justicia. Por ejemplo, Shaira Rivera ha experimentado frecuentemente actos intimidatorios y persecuciones por buscar la verdad en el caso de su padre. Por otra parte, Diana Gómez se vio obligada a exiliarse en el 2008 por las constantes amenazas en su contra y ha sido objeto de hostigamientos y señalamientos cada vez que ha regresado al país e incluso fuera de Colombia en desarrollo de sus actividades como activista; mientras que Mauricio Castilla ha sido víctima de amenazas, persecución y rechazo por buscar la verdad sobre la muerte de su padre, Clodomiro Castilla, periodista investigativo, quien denunciaba abiertamente casos de corrupción en Córdoba. Él fue asesinado en la terraza de su casa en el 2010, cinco días antes de dar su testimonio ante la justicia en un caso relacionado con la parapolítica.

Hijos Monteria Mauricio

Desde que fue amenazado, SweFOR acompaña a Mauricio Castilla tanto en su vida laboral y cotidiana como en reuniones de incidencia con autoridades.

“Me ha dado valor el asesinato de mi padre”, dice Mauricio Castilla, quien ha seguido los pasos de él como periodista investigativo en Córdoba. Consciente de los riesgos que esta labor implica, insiste en que

hay que seguir, firme y combatiente, ¡no podemos callarnos!

Diana Gómez ya está definitivamente de vuelta en Colombia, convencida de seguir buscando la justicia, exigiendo que la Fiscalía ponga los recursos necesarios para lograr esto. A pesar de la larga espera, Shaira Rivera sigue confiada en que se hará justicia, “esa esperanza tenemos todos los familiares que hemos vivido lo mismo, si no, no seguiríamos en la lucha”.

 

[1] Índice Global de Impunidad – IGI 2015

[2] Comisión Colombiana de Juristas

[3] El Espectador y entrevista con Shaira Rivera.

Lämna en kommentar


*