colombia-blogg
Från olycka till mord – åtta år senare

Jaime Enrique Gómez Velásquez fördes bort från en park i Bogotá den 21 mars 2006. Hans kropp återfanns en månad senare på samma plats, trots att parken tidigare hade genomsökts. De starka bevis som pekade på mord hindrade inte myndigheterna från att hävda att han dött i en olycka. I åtta år stod fallet still utan några framsteg.

Jaime Gómez var rådgivare till före detta senatorn Piedad Córdoba Ruiz. Hon beskriver honom som vänlig och intelligent, med en utmanande och försonande ledarskapsstil, en person som det var ett privilegium att arbeta med.

Jaime Gómez är ett av tiotusentals offer för tvångsförsvinnanden i Colombia

Jaime Gómez är ett av tiotusentals offer för tvångsförsvinnanden i Colombia. Foto: Pressfoto från familjen.

Den 17 maj 2014 avslutades en omfattande rapport från Colombias rättsmedicinska institut som visar att Jaime Gómez blev mördad, något som juristerna i fallet och hans familj visste för åtta år sedan. Åklagarna i fallet har bytts ut vid ett flertal tillfällen sedan 2006 och det är först nu med den sjätte åklagaren i ordningen som framsteg i processen har gjorts.

För Jaime Gómez dotter, Diana Marcela Gómez Correal, har det varit åtta långa år av kamp för att få fram sanningen. Under tiden har hon mottagit många hot. 2008 lämnade hon landet efter dödshot från den paramilitära gruppen Aguilas Negras. Diana Gomez menar att det finns personer med intresse i att sanningen inte kommer fram som har gjort att utredningen inte gått framåt.  Hon menar att statliga institutioner, tjänstemän och personer på hög nivå i Colombia är involverade.

Trots hoten kommer Diana Gomez några månader om året till Colombia för att följa upp utredningen. Hon är medlem i Hijos e hijas por la memoria y contra la impunidad som Kristna fredsrörelsen har medföljt sedan 2006. Organisationen jobbar mot straffrihet och ser tvångsförsvinnanden som en del av en medveten strategi från statens sida för att splittra politiska och sociala rörelser i Colombia.

När Diana Gomez kom hem till Colombia i år utsattes hon på nytt för olika trakasserier, något som hon har tagit upp med åklagarmyndigheten. Den här gången upplevde hon dock att trakasserierna efterhand avtog, vilket hon tror beror på Kristna fredsrörelsens medföljning. Då fallet med hennes pappa är i ett känsligt läge så har vi under de senaste månaderna medföljt henne både i hennes arbete, i det dagliga livet, samt vid möten med åklagarmyndigheten, för att visa ett internationellt stöd och därigenom påskynda utredningen.

Diana Gómez är medlem i Hijos e Hijas por la memoria y contra la impunidad som SweFOR medföljer i flera delar av Colombia

Diana Gómez är medlem i Hijos e Hijas por la memoria y contra la impunidad som SweFOR medföljer i flera delar av Colombia

Diana Gomez berättar att på grund av straffriheten är det svårt att sluta cirkeln av smärta och frustration. Hon känner sig glad för framstegen i fallet men menar att fler utredare behövs för att fallet skall avancera.  Hon säger att fallet visar på bristerna i rättsväsendet och vill genom att sprida information om det uppmärksamma omvärlden på hur den här typen av brottslighet och straffrihet är kultur i Colombia sedan lång tid tillbaka.  Hon vill också lyfta fram statens inblandning i den här typen av brott. Antalet tvångsförsvunna i Colombia är ca 30 000 och för varje dag som går försvinner nya människor – många för att de kämpar för mänskliga rättigheter.

Fortsätta gärna att Följa Diana Gómez och familjens kamp för rättvisa på hennes blogg (spanska).

Här kan du få mer information om fallet (på spanska):

El Tiempo (3 juli 2014): http://www.eltiempo.com/politica/justicia/asesor-de-piedad-cordoba-fue-asesinado-confirma-medicina-legal-/14203655

El espectador (23 juli 2014): http://www.elespectador.com/noticias/judicial/dudas-rondan-el-caso-de-jaime-enrique-gomez-articulo-506005

Text och foto: Markus Esbjörnsson och Alia Ibragimova, fredsobservatörer Kristna Fredsrörelsen Bogotá, och pressfoto på Jaime Gómez

Videoblogg från en konfliktzon


Den etnoterritoriella organisationen Cocomacia gör en verifikationsresa till samhällena som ligger längs floderna Bebará och Bebaramá, i Chocó, Colombia, tillsammans med Kristna Fredsrörelsens fredsobservatörer.

 

Preocupación en comunidades chocoanas por inversión social de las fuerzas militares

f0ee7f42-f5c9-4078-8a24-1e281ac1d8f3

“Los proyectos sociales no son el papel de la Fuerza Pública si ponen en riesgo inminente a la población civil”, afirma el Foro Interétnico Solidaridad Chocó FISCH resumiendo así la preocupación de las 63 organizaciones étnico-territoriales y sociales del departamento que forman parte del Foro.

Existe una fuerte preocupación dentro de las organizaciones étnico-territoriales del departamento del Chocó, debido a la posible implementación de acciones de inversión social en sus territorios por parte de las Fuerzas Militares. Esas actividades están contempladas en el plan de guerra, Espada de Honor II, que se compone de un 60 por ciento destinado a acciones de inversión social mientras que el 40 por ciento de sus operaciones se orienta a acciones de carácter militar. Ante la preocupación manifestada por las comunidades, SweFOR ha intentado conocer el punto de vista del Ministerio de Defensa a través de su Centro de Prensa. Sin embargo, y después de varios intentos no fue posible obtener una respuesta. Esta problemática se manifiesta en el territorio chocoano con la llegada de la Fuerza de Tarea Conjunta “Titan” en enero de 2014.

Cocomacia y Cocomopoca – dos organizaciones étnico-territoriales acompañadas por SweFOR en Chocó – expresan con el respaldo del FISCH su preocupación sobre los proyectos sociales adelantados por las Fuerzas Militares en una carta dirigida a todas las embajadas en Colombia emitida el pasado 20 de mayo.

Tanto la Junta Directiva de Cocomacia como de Cocomopoca confirman a SweFOR que esta clase de proyectos es una preocupación para las organizaciones y sus comunidades. “En las comunidades donde el conflicto armado es muy alterado, el riesgo de ser señalado por la guerrilla como cómplice o informante del Ejército es alto”, dice Cocomacia. “Las personas señaladas no tendrían otra salida que desplazarse.”

Cocomopoca considera que “el Ejército tiene otra responsabilidad, hay instituciones civiles para adelantar proyectos sociales.” Cocomacia por su parte insiste en que “nadie está en contra del desarrollo, al contrario, nuestro deseo es respaldar nuestras comunidades a través de los recursos dirigidos por el Gobierno”.

Aunque la realización de proyectos sociales por parte de las fuerzas militares no está explícitamente prohibida,  es importante mencionar que según el Derecho Internacional Humanitario consuetudinario, jurídicamente vinculante en conflictos armados internos para todos los países, las partes en el conflicto deben tomar todas las medidas factibles para proteger a la población civil. Además, siendo las organizaciones étnico -territoriales las autoridades autónomas en sus territorios, éstas deben ser consultadas previamente ante cualquier proyecto que se quiera realizar, según el Convenio 169 de la OIT, incorporado en la legislación nacional mediante la Ley 21 de 1991.

Siguen amenazas a pesar de las medidas de protección otorgadas por el Gobierno

El sábado 5 de junio Luz Almanza, coordinadora de Asfaddes en Barrancabermeja, presentó una denuncia ante la Fiscalía en esa ciudad por amenazas recibidas la noche anterior. Almanza tiene medidas de protección de la Unidad Nacional de Protección desde septiembre 2012, sin embargo las amenazas no cesan y teme por su vida.

La Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (Asfaddes) es una de las organizaciones que SweFOR acompaña en el país y recientemente varios integrantes de la organización han sufrido hostigamientos y amenazas por el trabajo que realizan en contra de la desaparición forzada y su lucha por que se haga justicia y se castigue a los responsables de este delito.

140527 Asfaddes.Plaza de Lourdes.Semana Internacional de desaparición forzada.3 - JA

Históricamente Asfaddes ha recibido muchas amenazas por su trabajo contra la desaparición forzada.

No es la primera vez que la Asociación recibe amenazas. En el pasado, Asfaddes se vio obligada a cerrar temporalmente su oficina regional en Barrancabermeja a causa de amenazas permanentes. Luz Almanza, es familiar de una víctima de desaparición forzada relacionada con la masacre del 16 de mayo de 1998 en Barrancabermeja. En 2009 Almanza recibió varias amenazas relacionadas con su lucha por conocer la verdad sobre los hechos y se vio obligada a salir del país por un tiempo.

Hoy cuenta con medidas de protección de la Unidad Nacional de Protección (UNP), pero sigue recibiendo amenazas. El sábado 5 de junio en la medianoche Almanza recibió una llamada de un desconocido que le decían: “pilas, hay dos hombres armados en una moto de color azul por los lados de su casa y la van a matar”. Aterrorizada, Almanza llamó a sus escoltas asignados por  la UNP, quienes llegaron enseguida. La Policía y la Sijin verificaron que dos hombres habían estado rondando en moto por el barrio esa noche. Es la segunda vez que hombres armados la intimidan en su casa, la vez anterior fue el 10 de abril del presente año. Nos preocupa el temor de Almanza,  quien en sus últimas denuncias expresa: “toda vez tengo problemas de seguridad contra mi humanidad y la de mi familia y temo por mi vida”.

Además de las  amenazas personales a integrantes de la organización, Asfaddes también ha sido víctima de seguimientos y hostigamientos últimamente, por ejemplo a través de infiltraciones en reuniones de la organización en Medellín.

Javier Barrera, coordinador de Asfaddes en Medellín y vocero de la Mesa Departamental de Desaparición Forzada, una coalición de víctimas y organizaciones de la sociedad civil que organizan eventos e informan al público sobre la desaparición forzada y la impunidad relacionada con este delito en el país, manifiesta que el 12 de marzo de 2014  recibió una amenaza de muerte a través de una llamada. Ante esta situación, inmediatamente solicitó medidas de protección a  la UNP. Desde entonces han transcurrido ya tres meses y Barrera sigue esperando respuesta acerca de las medidas solicitadas.

140606 Asfaddes.Medellin.Javier Barrera, Luisa Karst, Maija Nilsson.Gira de incidencia - JA

En una gira de incidencia en Medellín en junio, SweFOR se reunió con Javier Barrera para hablar sobre su situación de seguridad.

Estas circunstancias, que obstaculizan el trabajo de la organización y afectan la seguridad de sus miembros, demuestran la difícil situación que siguen viviendo los y las defensoras de derechos humanos en Colombia.

A principios del mes de junio SweFOR sostuvo reuniones con autoridades civiles y militares en Barrancabermeja y Medellín, con el objetivo de visibilizar y sensibilizar sobre la situación que afrontan los miembros de Asfaddes. SweFOR continuará haciendo seguimiento a los casos de Luz Almanza y Javier Barrera en particular y también a la situación de seguridad de Asfaddes a través de nuevas reuniones con autoridades y del acompañamiento internacional en sus actividades y viajes.

“Nosotras hablamos de una paz distinta”

Por primera vez los diálogos de paz en la Habana tocan el tema de las víctimas del conflicto. El jueves 12 de junio la red Mujeres por la Paz participó en la entrega de propuestas a la mesa de diálogos en la Habana para que el tema de las víctimas sea discutido desde la perspectiva de las mujeres.

En un evento en el Congreso, Mujeres por la Paz entregaron junto con otras organizaciones de mujeres de la sociedad civil sus propuestas al Coordinador Residente y Humanitario de las Naciones Unidas en Colombia, Fabrizio Hochschild, y a los embajadores en Colombia de la República de Cuba, Jorge Iván Mora Godoy y de Noruega, Lars Vaagen. Las propuestas serán presentadas a los negociadores de las Farc y del Gobierno en la Habana.

Nancy Fiallo, Ana Elsa Rojsa, Adriana Venegas y Chila Pineda Arboleda son unas de las fundadoras de Mujeres por la paz.

Nancy Fiallo, Ana Elsa Rojas, Adriana Vanegas y Chila Pineda Arboleda son unas de las fundadoras de Mujeres por la Paz.

Chila Pineda Arboleda, una de las fundadoras de la red, insiste en la importancia de incluir las historias de las mujeres para construir una paz sostenible, desde la verdad de todos y todas. “Nosotras hablamos de una paz distinta”.

Para elaborar las propuestas  han realizado reuniones en  los departamentos para incluir  historias de diferentes experiencias del conflicto e identificar componentes fundamentales para una paz sostenible.

Pineda Arboleda sostiene que: “las mujeres por muchas partes del país han sufrido más de lo que ha sido reconocido. Para que haya paz, esto tiene que cambiar”.

En el punto 5 de la agenda en la Habana que trata sobre víctimas, se han acordado diez principios que enmarcarán la discusión, entre los cuales están la participación de las víctimas y la satisfacción de los derechos de las mismas. Estos son asuntos que Mujeres por la Paz vienen exigiendo desde hace tiempo. Pineda Arboleda concluye que es indispensable que “las voces y las agendas de las mujeres tengan un lugar en las negociaciones de paz en la Habana”.