colombia-blogg
Hotvåg i Colombia- ytterligare dödshot mot KrF:s medföljda
Medlemmar av Asfaddes under Minnesveckan för tvångsförsvunna

Medlemmar av Asfaddes under Minnesveckan för tvångsförsvunna

Som vi rapporterat om de senaste veckorna har flera av Kristna Fredsrörelsens medföljda i Colombia mottagit hot.  Torsdagen den 9 oktober kom ett nytt dödshot mot organisationen Asfaddes, som arbetar för anhöriga till tvångsförsvunna.  Hotet kom via SMS under en resa som Luz Almanza, koordinatör för Asfaddes i staden Barrancabermeja, Gloria Luz Gómez Cortés, generalsekretarare för Asfaddes och César Augusto Muñoz, kommunikationsansvarig, gjorde inom ramen för en utbildningssatsning för anhöriga till tvångsförsvunna. Under resan var Asfaddes medföljda av två av KrF:s fredsobservatörer.

Under senare tid har det blivit osäkrare för människorättsförsvarare att verka i Colombia. I en ny rapport från den nationella människorättsorganisationen Somos Defensores[1] konstateras en dramatisk ökning  av antalet hot mot människorättsförsvarare med hela 234 procent under perioden  juli-september, jämfört med samma period 2013.

Flera av KrF:s medföljda menar att dödshoten är ett tråkigt bevis för att fredsförhandlingarna och speciellt det aktuella temat, reparation till konfliktens offer, utmanar grupper som inte har något intresse av att konfliktens offer faktiskt får återupprättelse för övergreppen som begåtts under den interna väpnade konflikten i Colombia.

Mette Schönström och Joel Pousette Lilljeqvist, Fredsobservatörer för Kristna Fredsrörelsen i Colombia

 


[1] http://somosdefensores.org/index.php/en/publicaciones/informes-siaddhh/129-bajo-amenza

Mientras en Cuba hablan sobre las víctimas, en Colombia amenazan a los defensores y defensoras de Derechos Humanos

En el último mes han aumentado las amenazas contra mujeres y hombres defensores de derechos humanos involucrados en trabajo para la paz y los derechos de las víctimas. “Las amenazas llegan en una coyuntura importante de diálogos de paz y el punto actual de las víctimas”, dice Francisco Marín Gutiérrez, integrante de Hijos e Hijas por la Memoria y Contra la Impunidad (Hijos e Hijas), organización acompañada por SweFOR.

Camilo Álvarez Benítez, integrante de Hijos e Hijas y residente en Bogotá, fue uno de los más de 90 mujeres y hombres defensores de derechos humanos que el 8 y 9 de septiembre del presente año recibieron amenazas por correo electrónico. En los correos, uno de ellos firmado por las Águilas Negras, el remitente declara objetivo militar a todos los defensores y defensoras de derechos humanos incluidos en la lista, advirtiéndoles que serían asesinados.

Hijos_mural

SweFOR acompaña Hijos e Hijas en varias regiones del país, aquí en Barrancabermeja en mayo de 2014.

En un comunicado público el 9 de septiembre, Hijos e Hijas denuncian y repudian las amenazas que han llegado a los integrantes de la organización. También manifiestan que las amenazas se unen a la lista de intimidaciones a otros integrantes del movimiento de Hijos e Hijas en Santa Marta, Montería, Sucre, Nariño y Bogotá.

Días después, el 1 de octubre, Francisco Marín Gutiérrez, también integrante de Hijos e Hijas y residente en Pasto, recibió una amenaza de muerte en su teléfono celular. El mensaje de texto señala que “así como al tal defensor que casi eliminamos así les va a pasar”[1] y le advierten a que no debería involucrarse en el proceso de las víctimas y la paz. Esta fue la segunda amenaza que Marín Gutiérrez recibió en el período de dos semanas, la primera el 13 de septiembre a través de un correo electrónico contra Movice Nariño dónde Marín Gutiérrez ejerce el función de secretario técnico.

Acompañado por SweFOR, Marín Gutiérrez denunció la amenaza ante la Fiscalía en Pasto el 2 de octubre. Esta amenaza y las de sus compañeros llegan en momentos en los que el tema de los derechos de las víctimas es el asunto central en la Mesa de Negociación en La Habana. Ya han sido tres las delegaciones de víctimas que han viajado a La Habana y tres las personas amenazadas, las cuales hicieron parte de las dos primeras delegaciones. Esta situación ha causado gran preocupación tanto en las organizaciones de víctimas como en las entidades encargadas de organizar las delegaciones.[2]

Hijos_Pasto_Francisco_Mette

Francisco Marín Gutiérrez junto con una de los acompañantes de SweFOR en el Foro Regional de Víctimas en Pasto en julio 2014. Debido a la preocupante situación de los acompañados, en el 2014 SweFOR ha aumentado su presencia en la región.

Marín Gutiérrez también resalta la relación entre la coyuntura actual con las amenazas recientes y todas las actividades que se han venido desarrollando en el tema de paz y los derechos de las víctimas, constatando que “últimamente ha habido varias actividades en el marco del tema de paz y víctimas, como la semana por la memoria, el foro de las víctimas y muchas reuniones con ONG:s y entidades locales entorno a dicho tema”.

En su comunicado público del 9 de septiembre, Hijos e Hijas exigen a la Fiscalía General de la Nación que investigue, identifique y sancione a los responsables; a la Unidad Nacional de Protección que implemente medidas de protección adecuadas a las personas amenazadas; y al Gobierno Nacional y al Ministerio de Interior que se brinden las garantías para el ejercicio legítimo de la oposición política, la defensa de los Derechos Humanos y de las Víctimas.

Es deber del Estado garantizar los derechos de sus ciudadanos y ciudadanas. No actuar frente a estas intimidaciones y amenazas de muerte contra los defensores y defensoras de derechos humanos integrantes de Hijos e Hijas implicaría violaciones al derecho a la vida y a la libre asociación, garantizados no solo en convenios internacionales[3] sino en la misma Constitución Política de Colombia.[4]

SweFOR acompaña a los integrantes de Hijos e Hijas en Pasto y otras partes del país y realiza reuniones con autoridades locales y nacionales para levantar estas situaciones preocupantes.


[3] Artículos 4 y 16 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (ratificado por Colombia el 28 de mayo 1973) y Artículos 6 y 22 del Pacto Internacional de derechos civiles y políticos (ratificado por Colombia el 29 de octubre 1969).

[4] Artículos 11 y 38 de la Constitución Política de Colombia.

10º aniversario de SweFOR en Colombia ¿motivo de celebración?

“Aprovecho no para felicitarlos sino para darles un saludo de reconocimiento a las organizaciones que nos permiten hacer nuestras labores”, dice Gloria Gómez Cortes, directora de Asfaddes, durante el 10º aniversario de SweFOR en Colombia, evento realizado el pasado 23 de septiembre en Bogotá.

El Movimiento Sueco por la Reconciliación – SweFOR, abrió su primera oficina en Bogotá en el año 2004 para acompañar a organizaciones y defensores de derechos humanos que a causa de su trabajo afrontaban problemas de seguridad. Hoy, diez años después, SweFOR continúa su labor en un contexto complejo y con muchos retos para el trabajo de defensa de derechos humanos.

Def_Embajadora

Las actividades de SweFOR en Colombia son financiadas por la Embajada de Suecia. En su saludo a los asistentes al evento el 23 de septiembre, la Embajadora Marie Andersson de Frutos agradeció a SweFOR por su labor. Aquí aparece junto al Vicedefensor del Pueblo, Esiquio Manuel Sánchez Herrera y Andrea Echazú, Oficial de Derechos Humanos de OACNUDH.

En los últimos años se han dado avances en el país en términos de protección. Sin embargo, los hostigamientos y amenazas siguen manifestándose permanentemente. En los primeros seis meses de 2014 se reportaron 194 agresiones y 30 asesinatos de hombres y mujeres defensores y defensoras de derechos humanos.[1]

“Un defensor de derechos humanos es asesinado cada siete días en Colombia“, señala el Vicedefensor del Pueblo, Esiquio Manuel Sánchez Herrera, en su saludo a los asistentes al evento del 10º aniversario de SweFOR. Estas cifras son motivo de preocupación.

La labor de SweFOR es estar al lado de las mujeres y hombres defensoras y defensores de derechos humanos para que puedan seguir realizando su trabajo legítimo, el cual conlleva a riesgos permanentes. Gloria Gómez Cortes enfatiza lo importante que ha sido el acompañamiento para Asfaddes. “Nos ha permitido seguir saliendo a las calles a mostrar los rostros y hablar de lo que ocurrió”, dice y sigue, “también nos ha permitido reconstruir la memoria desde las víctimas.”

Liza Smith, acompañante internacional, expresa que el acompañamiento “no es solamente para que esas personas sigan en sus luchas sino para que puedan tener una vida digna y disfrutar de las cosas sencillas, como tomar un café o ir a cine.” Esto, lamentablemente, no es un derecho para todos en Colombia en el 2014.

SangAniversario

El grupo musical “La Puya Loca” cerró el evento con chirimía, música típica del departamento de Chocó. Desde el año 2006 SweFOR tiene una oficina en Quibdó y acompaña a organizaciones étnico territoriales en todo el Chocó.

“Estamos en una coyuntura del país en el que tenemos que tener conciencia que podemos retroceder en el tema de derechos humanos,” advierte Betty Pedraza, integrante del equipo de International Desk. Las listas que han circulado amenazando a defensores de derechos humanos en las últimas semanas hablan según Pedraza, de un retroceso en el sentido de que hacía dos años que no se veía ese tipo de amenaza.

En el marco de la protección, SweFOR y otras organizaciones de acompañamiento internacional juegan un rol importante pero complementario. El sólo hecho de que el acompañamiento internacional siga siendo solicitado por mujeres y hombres defensores de derechos humanos muestra que el Estado aún no logra cumplir con su deber de garantizar la protección de todos sus ciudadanos y ciudadanas. Esto nos lleva a concluir que mientras continúen las agresiones contra los defensores de derechos humanos no podemos hablar de celebración en torno a los 10 años de la presencia de SweFOR en Colombia.

Fredsförhandlingar med ett dyrt pris på hemmaplan

Det aktuella temat i fredsförhandlingarna mellan colombianska regeringen och Farc-gerillan – upprättelse för konfliktens offer – sätter tydliga spår i människorättsförsvararnas situation i Colombia. Organisationen Hijos e Hijas por la memoria y contra la impunidad (Söner och döttrar för minnet och mot straffrihet) förkastar och anmäler flertalet hot som medlemmar i organisationen mottagit de senaste veckorna.

Som vi nämner i ett av våra senaste blogginlägg mottog Camilo Álvaro Benítez från Hijos e Hijas dödshot via e-post den 8 och 9 september, där hans namn figurerar på en lista tillsammans med nittio andra människorättsförsvarare. I hoten förklaras de listade personerna som militära objekt och ska dödas.

Francisco Miguel Marín Gutiérrez med Krf:s fredsobservatör Mette Shönström  under det regionala forumet för offer

Francisco Miguel Marín Gutiérrez med Krf:s fredsobservatör Mette Shönström under det regionala forumet för offer i Pasto.

Den första oktober mottog Francisco Miguel Marin Gutiérrez ett andra hot under loppet av två veckor. Marín Gutiérrez bor i Pasto, i regionen Nariño, som ligger i sydvästra delen av Colombia. Regionen är  hårt drabbat av den väpnade konflikten i landet med höga nummer av tvångsförflyttningar och tvångsförsvinnanden. Marín Gutiérrez är medlem i Hijos e Hijas, men också i Movice Nariño, en rörelse som försvarar offer som utsatts för brott av staten. Marín Gutiérrez är deras sekreterare och har en framstående roll i dialogen med statliga myndigheter och civilsamhället och fungerar också många gånger som språkrör. Det första hotet kom via e-post den 13 september och riktades till flera involverade och allierade till Movice Nariño, undertecknat den väpnade gruppen Los Rastrojos i Nariño. Det andra hotet från den första oktober kom som meddelande till hans privata mobiltelefon där förövarna förklarar att han ska utsättas för samma behandling som en annan människorättsförsvarare som de angrep några veckor tidigare (en man som besköts men som lyckligtvis kom levande ur attentatet). Meddelandet avslutades med att varna Marín Gutiérrez för att inte fortsätta sitt arbete med upprättelse för konfliktens offer och fredsprocessen. Detta meddelande skickades ut till minst ytterligare fem personer med kopplingar till Movice Nariño.

Marín Gutiérrez och Maria José Villota Gaucas från Hijos e Hijas i Narño har både mottagit flertalet hot relaterade till deras arbete för mänskliga rättigheter i regionen

Francisco Miguel Marín Gutiérrez och Maria José Villota Guacas från Hijos e Hijas i Narño har båda mottagit flertalet hot, relaterade till deras arbete för mänskliga rättigheter.

Marín Gutiérrez konstaterar att hoten kommer i en tid då mycket av arbetet fokuserats runt temat med konfliktens offer. ”På sista tiden har det pågått ett antal aktiviteter inom temat för fredsprocessen och konfliktens offer, som till exempel: Veckan för historiskt minne, Forum för konfliktens offer, samt flera möten med NGO:s och lokala institutioner relaterade till offren och fredsprocessen. Hoten kommer under en viktig period i fredsförhandlingarna och den nuvarande förhandlingspunkten om  upprättelse för konfliktens offer”, förklarar Marín Gutiérrez.

Kristna Fredsrörelsen var i Pasto för att medfölja organisationen ASFADDES (en organisation som arbetar mot tvångsförsvinnanden) när hotet mot Marín Gutiérrez kom och lyckades under dessa  dagarna att medfölja även honom, bland annat till åklagarmyndigheten för att presentera sin anmälan. I veckan är KrF:s fredsobservatörer tillbaka i Pasto för att medfölja honom samt genomföra möten med lokala myndigheter och internationella institutioner för att lyfta upp den oroväckande säkerhetssituationen för Marín Gutiérrez och de andra medlemmarna i Hijos e Hijas i Nariño.

Text och foto: Julia Andén, fredsobservatör för Kristna fredsrörelsen i Bogotá