colombia-blogg
Fortsatta dödshot mot männsikorättsförsvare

Medan majoriteten av colombianerna har börjat förbereda sig för julledighet med familj och vänner fortsätter situationen för några av Kristna Fredsrörelsens medföljda att försämras. Under tisdagen förra veckan mottog Camilo Álvarez, medlem i Hijos e Hijas por la memoria y contra la impunidad, dödshot.

Dödshotet är det senaste i raden av hot som Álvarez har fått under hösten och när KrFs fredsobservatörer pratar med honom förklarar han att det börjar tära psykiskt på honom. Han berättar att det påverkar hans vardagliga liv. ”Jag är rädd att något ska hända när jag är ute och går med min son här i Bogotá”, säger han.

Återigen kommer hoten från den paramilitära gruppen Águilas Negras som har legat bakom ett flertal hot mot människorättsförsvare under året. Några av hoten som riktats mot KrFs medföljarorganisationer har vi skrivit om i september och oktober.

Under året har det uppkommit flera bakslag i fråga om situationen för människorättsförsvare i Colombia och utrymmet för att arbeta med mänskliga rättigheter för många av KrFs medföljda har krympt. KrF hoppas därför att 2015 blir ett år då fler männsikorättsförsvarare kan omfattas av rätten att arbeta med mänskliga rättigheter utan att behöva riskera sina liv.

Vill du hjälpa människorättsförsvare som Camilo Álvarez och bidra till att också han kan spendera julfirandet utan att behöva känna sig rädd för sin säkerhet? Gå in på krf.se och bli månadsgivare eller köp en skyddsängel.

Kristna Fredsrörelsen i Colombia önskar er en God Jul och ett Gott Nytt År!

Joel Pousette Lilljeqvist, fredsobservatör för Kristna Fredsrörelsen i Bogotá

Acompañamiento integral – viajes a terreno y reuniones de incidencia

“Una de las cosas que siempre hemos peleado es la legitimidad”, dice la defensora de derechos humanos Nancy Fiallo. Según ella el reconocimiento de la labor de los y las defensores de derechos humanos es clave, porque la legitimidad del trabajo brinda protección a la vida de las personas.

El trabajo de incidencia que hace SweFOR en Colombia tiene como fin legitimar el trabajo de las mujeres y hombres defensores de derechos humanos y fortalecer su perfil político para así ayudar a mantener o abrir su espacio de trabajo. También busca facilitar el acceso de las organizaciones acompañadas a redes y espacios nacionales e internacionales para el reconocimiento político de su trabajo. Estas redes también sirven para divulgar información, a fin de que haya respuestas inmediatas en caso de agresiones contra los y las defensores.

ObsdePaz

Son muchos los aliados de SweFOR que trabajan con derechos humanos en el país. Aquí en reunión con el Observatorio de Paz en Barrancabermeja en mayo de 2014.

Reuniones periódicas con autoridades claves a nivel local, regional y nacional igual que con el cuerpo diplomático en el país es una parte central del trabajo. Las reuniones se realizan tanto de forma bilateral entre SweFOR y autoridades como juntos con las organizaciones acompañadas.

“SweFOR ha apoyado mucho en la incidencia política de Cocomopoca, en hacernos las conexiones con todas las instituciones o entidades que sean necesarias”, expresa Américo Mosquera, representante legal de la organización. También explica que “el trato, especialmente con las instituciones del Estado colombiano, es muy diferente con la presencia de SweFOR”.

Uno de los propósitos con las reuniones es visibilizar la difícil situación que siguen enfrentando los y las defensores de derechos humanos en Colombia. Principalmente, SweFOR levanta preocupaciones sobre la seguridad y garantías de protección de las organizaciones acompañados y posibles violaciones de derechos humanos e infracciones al derecho internacional humanitario que enfrentan.

Rosmira Salas, representante legal de Cocomacia, ve el trabajo de incidencia de SweFOR como una herramienta útil para la organización. “Ustedes le ayudan a uno a visibilizar a nivel de afuera, donde nosotros no tenemos la oportunidad de ir, la situación que nosotros vivimos”. Según ella es importante el acompañamiento integral, con viajes a terreno y reuniones con actores claves. “Ustedes también viven la realidad y por eso tienen más argumentos para ayudarle a uno a visibilizar la situación”.

Hijos_El_CharcoLITEN

Durante los viajes de acompañamiento a terreno, muchas veces se realiza reuniones con autoridades.

SweFOR busca integrar el acompañamiento a terreno con la incidencia y tiene la capacidad de reaccionar rápidamente frente a las situaciones que así lo requieran. Cuando los integrantes de la organización Hijos e Hijas en Pasto fueron amenazados de muerte SweFOR viajó en seguida a la región para dialogar con las autoridades regionales y locales sobre la situación, solicitar medidas y a la vez  acompañar a los integrantes de la organización para brindar protección.

En el transcurso del 2014, además de las reuniones con diversos actores a nivel nacional en Bogotá, SweFOR ha enfocado la incidencia en ciudades y regiones como Chocó, Nariño, Magdalena Medio, Medellín, Montería y Santa Marta, de donde más peticiones SweFOR ha recibido y más acompañamiento ha realizado a los  defensores de derechos humanos.

Para el año 2015, se espera seguir con los diálogos fructíferos que se han desarrollado durante el 2014 en la capital y en las diferentes regiones, para seguir apoyando la labor de los hombres y las mujeres defensores de derechos humanos en Colombia.

En Chocó esperan el apoyo del Gobierno

Los ojos del país están puestos sobre el Chocó. Antes de mediados de noviembre, cuando se produjo la retención del general Rubén Darío Alzate y sus dos acompañantes por parte de las Farc-EP, el interés nacional en la zona del Medio Atrato y el corregimiento de Las Mercedes era casi nulo. Ahora son muchos los medios de comunicación que han visitado la comunidad y los colombianos ya conocen el nombre de Las Mercedes. Pero no por la grave situación humanitaria, la falta de presencia de la institucionalidad o la presencia de los grupos armados como parte de la vida diaria.

På väg till zon nio. I höst har Kristna Fredsrörelsen medföljt Cocomacias representanter till sex olika zonmöten.

Durante el año 2014, SweFOR ha acompañado a los hombres y mujeres, líderes de Cocomacia en varias actividades en el Medio Atrato, Chocó.

Inmediatamente después de la retención en Las Mercedes aumentaron las operaciones militares en el Medio Atrato para liberar a los retenidos, algo que ha tenido graves consecuencias y creado temor de señalamientos entre los habitantes de la zona. Según líderes de la organización étnico territorial Cocomacia “la población civil queda entre la espada y la pared” cuando la guerrilla acusa a la gente de cooperar con la Fuerza Pública y ésta acusa a la gente de ser colaboradores de la guerrilla.

Organizaciones étnico-territoriales, entre ellos Cocomacia, Cocomopoca y AsOrewa – las tres acompañadas por SweFOR, el Foro Interétnico Solidaridad Chocó (FISCH) y la Diócesis de Quibdó emitieron rápidamente un comunicado expresando su preocupación sobre la situación y pidiendo respeto a la población civil y el derecho internacional humanitario. Al mismo tiempo enfatizaron la importancia del diálogo para una solución del conflicto armado e insistieron a las Farc-EP de liberar los recién cautivos y las demás personas que tienen en su poder. Además destacan que la información que circuló en algunos medios de comunicación de lo ocurrido no fue correcta ni objetiva, así “involucrando de manera irresponsable a la comunidad y creando una situación que pone en alto riesgo la seguridad de sus habitantes”.[1]

Luego de la liberación del general y sus acompañantes el último domingo de noviembre, la preocupación de la población civil crece y según Cocomacia hay mucha incertidumbre. “Por los distintos operativos y acciones armadas del ejército y la guerrilla se ha presentado confinamientos y desplazamientos”. El temor es que la población civil quede entre el cruce de las balas de la Fuerza Pública y la guerrilla.

EZ2013-238

La población de las comunidades en el Medio Atrato ha expresado su preocupación acerca de cómo se ha venido desarrollando la situación en la zona luego de la liberación del general Alzate y sus acompañantes.

Los pobladores del Medio Atrato han limitado su movilidad y actividades diarias por temor ante la presencia masiva de fuerza pública y el desarrollo de operativos militares durante las últimas semanas.[2]  Un líder de Cocomacia expresó su preocupación: “Ahora nadie puede salir a realizar sus actividades cotidianas de pan coger, con lo que se agrava la crisis alimentaria y de salud afectando de manera especial a las mujeres, ancianos y niños.” Esto agrava aún más la situación en un departamento donde la pobreza es alta y los medios de vida, el acceso al agua potable, servicios de salud y otros servicios básicos son limitados.

Si bien la atención reciente de los medios de comunicación en el Chocó ha visibilizado también la grave situación humanitaria, el miedo de la población es que después de la liberación de los retenidos, el interés hacía el departamento se va a volver a desvanecer. Los directivos de Cocomacia expresan el anhelo de la población: “¿Qué va a hacer el Gobierno a favor del Chocó?”


[1] Comunicado: Llamado a una solución humanitaria a la crisis provocada por la retención del General Alzate

[2] Flash Update No. 1 – Limitaciones a la movilidad en comunidades indígenas y afrocolombianas en Medio Atrato (Chocó)

2014 – un año de preocupaciones y logros de derechos humanos

A lo largo del año 2014 se han realizado en el país, en el marco del proceso de negociación entre el Estado colombiano y la guerrilla de las FARC, los foros de víctimas y las visitas de representantes de las víctimas a Cuba. En estos espacios las organizaciones de víctimas han participado activamente y esto ha supuesto que se desate una ola de amenazas contra ellas.

Las organizaciones de víctimas Asfaddes e Hijos e Hijas por la Memoria y contra la Impunidad, acompañadas por SweFOR, tienen varios de sus miembros que desde septiembre a noviembre han recibido amenazas o han sufrido incidentes de seguridad contra su integridad física.

AsfaddesSemIntDesap

Varios integrantes de Asfaddes han sido amenazados en el 2014. “El acompañamiento de SweFOR nos ha permitido seguir saliendo a las calles a mostrar los rostros y hablar de lo que ocurrió”, dice Gloria Gómez, coordinadora nacional de la organización.

“Las amenazas llegan en una coyuntura importante de diálogos de paz y el punto actual de las víctimas”, dijo Francisco Marín Gutiérrez, integrante de Hijos e Hijas, en la Carta Informativa en octubre.

SweFOR ha expresado su preocupación debido a las amenazas contra nuestras contrapartes en dos Cartas Informativas. Además, emitimos una carta de preocupación por las múltiples amenazas a los líderes de Asfaddes y ambas organizaciones han denunciado las amenazas ante la Fiscalía.

En el Chocó las amenazas contra líderes y lideresas muchas veces están relacionadas con la defensa del territorio, siendo la minería una de las principales problemáticas.

Otra preocupación de las organizaciones que se ha intensificado durante este año y que levantamos en nuestra Carta Informativa en julio, es el de los proyectos sociales que el ejército viene implementando en el departamento de Chocó. El rechazo a la ejecución de proyectos de inversión social por parte de la Fuerza Pública fue reiterado por organizaciones étnico-territoriales, el Foro Interétnico Solidaridad Chocó (FISCH) y la Diócesis de Quibdó en noviembre de este año.[1]

Pero también ha habido importantes avances para las organizaciones a lo largo de este año. Gloria Gómez, directora de Asfaddes, y Leyner Palacios de Cocomacia viajaron a Cuba como voceros de las víctimas en los diálogos de paz en La Habana. Gómez expresa que la invitación a Cuba es una afirmación de que el trabajo que Asfaddes realiza es importante.

Por su parte, Palacios explica que él está contento de tener la oportunidad de representar las víctimas. “El viaje a Cuba me alivió. Dije todo lo que he querido decir. Los que no están aquí no han tenido la misma posibilidad.”

General Alzate frigiven, oron hos lokalbefolkningen fortsätter

Efter många dagars spekulation och osäkerhet står det nu klart: general Alzate och hans två medresenärer frigavs i söndags efter femton dagars fångenskap hos Farc-gerillan i Chocó.

Självaste ’Pastor Alape’, medlem i Farcs högsta ledning och kommendant över den ’division’ av gerillan som verkar i Chocó, reste ifrån Kuba där han medverkat i fredsförhandlingarna, för att överse frisläppandet av generalen. I samhället Vegaes vid Arquiaflodens strand överlämnades de tre fångarna till en kommité bestående av Internationella Röda Korset, och representanter från Norge och Kuba, två av länderna som står som garanter för fredssamtalen.

Generalen togs tillfånga söndagen den 16 december när han, i strid mot alla säkerhetsföreskrifter, färdades civilklädd på Atratofloden, tillsammans med sin advokat och en menig soldat. Vad som följde var två veckors militära operationer och bombningar med allvarliga konsekvenser för civilbefolkningen. Boende från området berättar om utegångsförbud och hur militären i vissa fall har hindrat lokalbefolkningen från att gå till sina odlingar för att hämta sitt dagliga bröd.

Och den allvarliga situationen fortsätter; en ledare från området säger:  ”fram tills igår hade militären en anledning till att vara i området, frigörandet av generalen, men idag förstår vi inte varför de stannar. Nu har de inte längre någon anledning att vara kvar i samhällena”. En annan ledare oroar sig för att regionen, nu när generalen frigivits, åter kommer glömmas bort av staten: ”lokalbefolkningen  frågar sig nu, vad kommer regeringen göra för Chocó?”

Text: Anders Nordenskjöld, fredsobservatör i Chocó för Kristna Fredsrörelsen