colombia-blogg
Mientras en Cuba hablan sobre las víctimas, en Colombia amenazan a los defensores y defensoras de Derechos Humanos

En el último mes han aumentado las amenazas contra mujeres y hombres defensores de derechos humanos involucrados en trabajo para la paz y los derechos de las víctimas. “Las amenazas llegan en una coyuntura importante de diálogos de paz y el punto actual de las víctimas”, dice Francisco Marín Gutiérrez, integrante de Hijos e Hijas por la Memoria y Contra la Impunidad (Hijos e Hijas), organización acompañada por SweFOR.

Camilo Álvarez Benítez, integrante de Hijos e Hijas y residente en Bogotá, fue uno de los más de 90 mujeres y hombres defensores de derechos humanos que el 8 y 9 de septiembre del presente año recibieron amenazas por correo electrónico. En los correos, uno de ellos firmado por las Águilas Negras, el remitente declara objetivo militar a todos los defensores y defensoras de derechos humanos incluidos en la lista, advirtiéndoles que serían asesinados.

Hijos_mural

SweFOR acompaña Hijos e Hijas en varias regiones del país, aquí en Barrancabermeja en mayo de 2014.

En un comunicado público el 9 de septiembre, Hijos e Hijas denuncian y repudian las amenazas que han llegado a los integrantes de la organización. También manifiestan que las amenazas se unen a la lista de intimidaciones a otros integrantes del movimiento de Hijos e Hijas en Santa Marta, Montería, Sucre, Nariño y Bogotá.

Días después, el 1 de octubre, Francisco Marín Gutiérrez, también integrante de Hijos e Hijas y residente en Pasto, recibió una amenaza de muerte en su teléfono celular. El mensaje de texto señala que “así como al tal defensor que casi eliminamos así les va a pasar”[1] y le advierten a que no debería involucrarse en el proceso de las víctimas y la paz. Esta fue la segunda amenaza que Marín Gutiérrez recibió en el período de dos semanas, la primera el 13 de septiembre a través de un correo electrónico contra Movice Nariño dónde Marín Gutiérrez ejerce el función de secretario técnico.

Acompañado por SweFOR, Marín Gutiérrez denunció la amenaza ante la Fiscalía en Pasto el 2 de octubre. Esta amenaza y las de sus compañeros llegan en momentos en los que el tema de los derechos de las víctimas es el asunto central en la Mesa de Negociación en La Habana. Ya han sido tres las delegaciones de víctimas que han viajado a La Habana y tres las personas amenazadas, las cuales hicieron parte de las dos primeras delegaciones. Esta situación ha causado gran preocupación tanto en las organizaciones de víctimas como en las entidades encargadas de organizar las delegaciones.[2]

Hijos_Pasto_Francisco_Mette

Francisco Marín Gutiérrez junto con una de los acompañantes de SweFOR en el Foro Regional de Víctimas en Pasto en julio 2014. Debido a la preocupante situación de los acompañados, en el 2014 SweFOR ha aumentado su presencia en la región.

Marín Gutiérrez también resalta la relación entre la coyuntura actual con las amenazas recientes y todas las actividades que se han venido desarrollando en el tema de paz y los derechos de las víctimas, constatando que “últimamente ha habido varias actividades en el marco del tema de paz y víctimas, como la semana por la memoria, el foro de las víctimas y muchas reuniones con ONG:s y entidades locales entorno a dicho tema”.

En su comunicado público del 9 de septiembre, Hijos e Hijas exigen a la Fiscalía General de la Nación que investigue, identifique y sancione a los responsables; a la Unidad Nacional de Protección que implemente medidas de protección adecuadas a las personas amenazadas; y al Gobierno Nacional y al Ministerio de Interior que se brinden las garantías para el ejercicio legítimo de la oposición política, la defensa de los Derechos Humanos y de las Víctimas.

Es deber del Estado garantizar los derechos de sus ciudadanos y ciudadanas. No actuar frente a estas intimidaciones y amenazas de muerte contra los defensores y defensoras de derechos humanos integrantes de Hijos e Hijas implicaría violaciones al derecho a la vida y a la libre asociación, garantizados no solo en convenios internacionales[3] sino en la misma Constitución Política de Colombia.[4]

SweFOR acompaña a los integrantes de Hijos e Hijas en Pasto y otras partes del país y realiza reuniones con autoridades locales y nacionales para levantar estas situaciones preocupantes.


[3] Artículos 4 y 16 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (ratificado por Colombia el 28 de mayo 1973) y Artículos 6 y 22 del Pacto Internacional de derechos civiles y políticos (ratificado por Colombia el 29 de octubre 1969).

[4] Artículos 11 y 38 de la Constitución Política de Colombia.

Comments (1)

  1. Pingback: 2014 – un año de preocupaciones y logros de derechos humanos | FREDSOBSERVATÖRERNA I COLOMBIA

Lämna en kommentar


*